domingo, 20 de agosto de 2017

El afán de saber

No se bien si la necesidad de saber, de tener las respuestas de todo, es algo bueno o malo. Hay gente que no sabe quedarse con la duda, que necesita saber y que preguntan de más; parece que nunca se quedan satisfecho y quieren saber más y más y más, incluso aunque sepan que tal vez, no haya una respuesta o que la que hay no les gusta o les va hacer daño, que en el fondo no es necesario saberlo. Ese puede ser el problema, que saben que la respuesta que van a recibir no les gusta y por eso no se cansan, no se quedan satisfechos y necesitan seguir sabiendo... Hay que saber parar, no siempre se puede saber todo, no hay que preguntarse tantas cosas y no todo tiene un porqué, una respuesta.

Pero, cómo le enseñas a esa persona a cambiar su forma de ser, a mitigar aunque sea un poco, esa sed de respuestas. No sabemos tampoco porqué es así, tal vez tiene un motivo, una razón. No todo el mundo tiene las cosas tan claras, no todo el mundo sabe que es lo que quiere, necesita o busca. Habrá gente soñadora y/o ilusa que se pasa todos sus ratitos libres imaginando planes futuros y claro, luego quiere saber si esos planes imaginarios algún día tendrá la suerte de cumplirlos, ya que a lo mejor,  no sólo dependa de ella poder llevarlos a cabo.


Tal vez, simplemente necesita saber porque en el fondo sabe la respuesta y no quiere continuar caminando por esa carretera, porque tiene miedo que si continúa llegué un coche y le atropelle y prefiere, aunque sea un error parar en seco y no continuar, aunque a lo mejor, sí va por el camino correcto, sólo es que tiene que bajar el ritmo y aprender a llegar a la meta un poco más tarde...


Al final, puede que todo se reduzca a una sola palabra, MIEDO, que no sea afán o necesidad de saber, simplemente se siente más segura, protegida, si tiene todas las respuesta, así no le podrá pasar nada que le dañe. Todo el mundo al fin y al cabo, tiene miedo, miedo a volver a ser dañada, a volver a equivocarse y como pava, volver a tropezar con la misma piedra... pero eso no se sabe nunca. No se puede conocer todo, tener todas las respuestas, caminar 100% seguro, simplemente hay que seguir andando y ya la propia vida te irá dando poco a poco esas respuestas que tu necesitas, sin necesidad ni tan siquiera, de haber tenido que preguntar...

Pero sea como sea, con preguntas o sin preguntas, nunca dejes de soñar...