miércoles, 10 de enero de 2018

...

Como escribir cuando tienes mil pensamientos en la cabeza incapaz de ordenarlos, cuando no entiendes como la vida te puede dar así, de golpe y porrazo, sin esperarlo, un mazazo que te desbarata por completo…

A veces la vida es muy jodida, muy “hija de puta” y por más que lo piensas no puedes creer lo que en ocasiones sucede. ¿Cómo puedes estar un día tan tranquila en casa, hablando con una persona, al rato irte al médico, decirte que esta todo bien, que es solo una noche de observación, algo normal y de repente sonarte el teléfono en la madrugada, coger tu coche y encontrarte con que una parte de ti se ha ido??? Cómo te explicas eso, como lo asumes, lo aceptas, si ni siquiera te ha dado tiempo a asimilar lo ocurrido. Pero es que aveces no hay tiempo, porque no estás tu sóla, hay más gente que debe saberlo, a la cual le tienes que dar esa noticia, esa noticia que en el fondo de tu ser quieres pensar que es un sueño, que es algo irreal y estas equivocada, pero no, haces las llamadas necesarias y que llamadas tan duras. Y no pensando ya en mi, sino en la otra persona al otro lado, que duerme plácidamente y le despiertas en la madrugada para darle un mazazo. ¡¡Y que injusta es la vida!!! Te haces mil preguntas, en ese momento que te quedas sola y no, no existe respuesta, no se sabe cómo ha podido ocurrir ni porqué, sólo sabes el resultado, esa mierda de resultado que no desearías ni a tu peor enemigo. Y después de pasadas unas horas, sales a la calle, en plena noche, apunto de amanecer, ves que un coche está ahí aparcado, esperando para llevarse algo tuyo y es cuando la realizad te da otro mazazo y de repente tus ojos se convierten en un río, necesitan sacar lo que anteriormente no sacaron, porque aunque estuvieras en shock, triste, angustiada, te podía más la preocupación por otra persona…

Y te dan ganas de gritar, de enfadarte con el mundo y la vida y de llorar, querer cerrar los ojos y pensar que es un mal sueño del que vas a despertar, pero no, los abres y ahí sigues, en la madrugada, en un frío aparcamiento enfrente del coche más horrible del mundo!!!!
Y pasan los días, y tienes tus momentos de soledad, que se agradecen, porque son donde realmente te puedes desahogar tranquilamente, porque la caca de tu cuerpo, tiene un puñetero mecanismo que cuando estas con la gente se te cierran las compuertas y no te deja salir líquido y sale en tu defensa esa pequeña sonrisa para que no te hundas…

Y qué día tan largo, rodeado de muchísimas personas, sorprendida por la cantidad de gente que hay, aunque tu la mayoría del tiempo estas presente pero ausente, no eres consciente de muchas cosas, donde de repente te empiezas a ahogar y tienes que salir rápido a la calle para respirar profundamente y  dejar que fluyan esas lagrimas… pero gracias a Dios, tienes a tu lado a personas que te quieren, que madrugan para estar ahí contigo, que hacen el esfuerzo y van a acompañarte, que las tengo toda la mañana entrando y saliendo porque me dan ratos de ahogo, que las mareo, pero ahí están conmigo y no saben cuanto se lo agradezco. Personas que te escriben, que te llaman y aunque tu no contestes, no se molestan, porque entienden que no tienes ganas de hablar…  y yo, yo solo puedo dar las GRACIAS a todo el mundo que ha estado conmigo, y ya no digo sólo físicamente, porque, aunque en la distancia, sentía el calor de las personas.

Y los días van pasando, porque como siempre se dice, la vida sigue, sí, claro que sigue, vuelves a tu rutina, a tu trabajo, a tus cosas, pero te pones a pensar y te das cuente que, aunque quieras, ya nada volverá a ser como antes, que uno de tus días favoritos del año, jamás volverá a existir, porque siempre habrá un hueco vacío…

Y cada persona es como es, vive las cosas a su manera, de su forma y como mejor puede, hay gente llorona, gente que se enfada con el mundo, gente que le da por reírse porque es la única forma que tiene de no hundirse pero que encuentra sus momentos de desahogo… No todo el mundo es de expresar como se siente, hay gente más “fuerte” y más “débil” … y todo está bien, en orden, todo es aceptable, que cada cual lleve su dolor como quiera y como pueda… Pero que siga, que siga adelante, porque, al fin y al cabo, nosotros seguimos aquí, rodeadas de personas a las que queremos y que nos quieren y eso también hay que valorarlo…

2017, un año que me ha enseñado más aún, que la vida son dos días, que hoy estamos aquí pero que mañana no se sabe que puede pasar, que hay que vivir intensamente cada momento que la vida nos regala, que no podemos ir con miedos, ni dejarnos paralizar por los “y sii…”, hay que vivir, seguir avanzando día a día y aprendiendo de todo, porque siempre sale el sol, después de la tormenta siempre llega la calma y porque todo tiene una solución excepto la muerte, asi que… a vivir!!!


Y aunque ahora no sea un buen momento para mí, aunque sé que aún me quedan muuuchos días de bajona, momentos que aunque este contenta no podré estarlo 100% porque me falta una parte, hay que seguir adelante, porque siempre lo he dicho, “lo mejor esta por llegar” aunque ya será siempre diferente….

4 comentarios:

  1. La hermana pequeña es muy, muy grande. Gracias por tirar del carro, gracias por mostrar fortaleza en momentos difíciles, gracias, muchas gracias! Te quiero muuuuchooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La hermana pequeña es muy grande porque tiene unos padres y unos grandes hermanos que siempre la han cuidado y mimado. Afortunada de la familia que tengo!!! Os quiero, gracias por todo.

      Eliminar
  2. Me siento muy afortunada por formar parte de esta familia, como dice tu hermano, eres grande.
    A vivir y, aunque nos falte ese hueco, seguir hacia adelante, bajar y volver a subir las veces que haga falta, nunca le olvidaremos.

    Besitos :*

    ResponderEliminar

Déjame un comentario y me harás un poco más feliz. Mientras haya respeto toda opinión y sugerencia es importante. Bss